Helado casero: como prepararlo sin heladera - ANHCEA

Helado casero en Navidad

Ya tenemos el frío aquí. La Navidad, el turrón, las comilonas con la familia, todo esto está a la vuelta de la esquina. Nos esperan días de estar en familia, de abrir regalos con los niños de la casa y todas esas cosas. Y porqué no, un buen helado casero ya que estos postres forman parte de nuestro ADN. Lo llevamos en la sangre.

Regalar maquinas heladeras para hacer helado casero con los peques es una muy buena idea. No solo pasaremos un buen tiempo jugando y experimentando. Además podremos disfrutar de un buen helado hecho en casa. Hay una gran variedad de este pequeño electrodoméstico en el mercado.

Si por contrario no tenéis acceso a una de estas máquinas, hoy os vamos a contar un pequeño truco para poder preparar helado en casa sin ninguno de estos electrodomésticos. Es tan sencillo que no puedes no intentarlo, prometido.

La receta

Ingredientes:
8 claras de huevo
2 tazas de crema de leche
2 tazas de leche
2 cucharadas de extracto de vainilla
1 taza de azucar
1 pizca de sal

Instrucciones:

Comenzamos batiendo las claras de huevo con el azúcar. Una vez mezclado, agregamos la vainilla y una pizca de sal. Batir bien hasta que la mezcla palidezca y adquiera un leve tono amarillo. Añadimos la crema de leche y la leche evaporada y seguimos batiendo hasta que la mezcla se espese.

Hasta aquí todo es mas o menos normal. Y es que el secreto no está en el preparado, sino en la forma de congelarlo. Sigue leyendo.

Nuestro helado no quedará demasiado blando, pues lo hemos espesado. Ahora el problema está en conseguir que no se congele. Para lograr esto, hay que impedir que se cristalicen los ingredientes líquidos. Esto ocurre cuando el aire se escapa al enfriarse lentamente. Así que el truco consiste en enfriarlo lo mas rápidamente posible. Para ello usaremos una cubitera de hielo. Al dividir la mezcla en pequeñas porciones conseguiremos que se enfríe rápidamente, evitando la cristalización de líquidos.

A la hora de servirlo, puedes hacerlo como si fueran cubitos de hielo. O puedes volcarlos todos, mezclarlos en una batidora y vuelta a la nevera. Al haberse enfriado previamente, la cristalización no se producirá. Después simplemente servir de la manera tradicional.

Ahora si, ya no tienes excusas para no poder disfrutar de un buen helado casero este invierno. ¡Dejanos un comentario contandonos como te ha ido!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies