¿Nos hace falta realmente?

 

Todos tenemos claro que las grandes marcas, las grandes empresas, usan y necesitan una página web. Quizás no tengamos muy claro porqué, pero parece que lo hemos interiorizado ya. Todos los grandes tienen página web, será por algo. Porque la necesitan o la usan para algo.

Pero tú no, ¿verdad? Tú no necesitas una página web. Tu negocio de hostelería local de toda la vida no. Aquí no hay sitio para estas cosas nuevas “del internet“.

Pues ya lo siento, pero estás muy equivocado. Tu pequeño negocio de hostelería necesita una página web, y además te voy a explicar por y para qué.

 

¿No tienes página web? ¿Tienes pero está muy abandonada?

 

Si. Aunque no lo creas. Tu local hostelero la necesita. Porque tus clientes lo exigen. No hay más. Quieren ver la carta actualizada, quieren saber los ingredientes, los precios… quieren hasta poder reservar mesa desde su móvil.

El cliente de hoy en día lo quiere todo y lo quiere ya. Ya sé que estás pensando que eso te lo hace tu cuñado, que entiende de ordenadores. Pero no. Una web requiere un esfuerzo. Tiene que estar bien diseñada, las imágenes tienen que ser buenas, hay que pensar muy bien en los textos. Hay que tener en cuenta la calidad de navegación, una buena adaptación con pantallas móviles, y un sinfín de cosas más.

 

¡Actualiza insensato!

 

Si el helado de fresa ahora ha cambiado y se hace con diferentes ingredientes, dicho cambio debe aparecer en tu carta online para evitar que un cliente con alergias pueda confundirse. De la misma manera, ¿qué mejor lugar para anunciar un nuevo sabor que tu propia página web? ¿verdad? Por lo tanto, una web requiere un esfuerzo constante.

 

Ya tengo página de Facebook

 

Tener varias cuentas en diferentes redes sociales está perfecto, pero no es suficiente. Para promocionar tu negocio necesitas una página web oficial, donde centrar toda la información de tu negocio. Las redes sociales son una buena herramienta de promoción, pero tu web debe ser el punto de partida de todo aquello que hagas.

Gánate la confianza de potenciales clientes cuando naveguen en tu sitio. Pasará porque verán tus productos, tus servicios. Podrán ver fotografías de tu local, revisar tu carta y hacerse una idea general de que se encontraran cuando vayan. Tu web les ayudará a tomar la decisión final de elegirte a ti. Una web además te abre la posibilidad de ofrecer otros servicios adicionales. Podrías por ejemplo, aceptar reservas online. O vender tus productos.

 

Tu competencia ya está en marcha

 

Suena un poco duro pero es la realidad. Tu competencia está trabajando para comerte la tostada. Tienen una página web donde muestran sus servicios, su carta, sus productos. Utilizan las redes sociales para conectar con sus clientes de toda la vida, y para atraer a otros nuevos. En definitiva, están haciendo lo que se denomina “marketing online” y “marketing de contenidos”.  Los bloques de publicidad en revistas locales pueden tener cierto resultado. Pero nada comparado con estar en los teléfonos de cientos de personas que pasan cerca de tu establecimiento.

 

Un web sencilla

 

Hay webs de restaurantes que se equivocan por completo. Tu web no necesita grandes banners, ni flash, ni música que se auto reproduzca al cargar.

No les distraigas. Dale al cliente solo lo que necesita. Cuéntales tu historia. Como haces lo que haces. Porque eres diferente al resto. Ayúdales a llegar a tu local y enséñales con unas fotos increíbles que es lo que van a encontrar.

Todo lo demás es humo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares
Share This